Federico Peck Fernández

cosa 1

  • Nació en Juticalpa, Olancho en 1905 y murió en Tegucigalpa, el 4 de enero de 1929.
  • Hijo del matrimonio formado por el norteamericano Federico Peck Davidson, originario de la ciudad de Cleveland, Ohio, USA y la juticalpense Dolores Fernández Garay, cuyo padre fue el General Pedro Fernández comandante de armas.
  • La niñez y parte de la adolescencia la vivió en la Aldea Zopilotepe, exactamente en la hacienda Del Destino, hizo su educación primaria en la escuela de la Aldea Zopilotepe, cuyo director era el general Pompilio Aguiluz Mena.
  • En el Instituto La Fraternidad comenzó el plan de estudios de Bachillerato y lo finalizó en los Angeles, California.
  • De regreso a Honduras se matriculó en la facultad de derecho de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, pero por cuestiones del destino no pudo obtener su título.
  • Trabajo para la United Fruit Company, también fue profesor de inglés y biología en el Instituto Central de Varones, desempeñó los cargos de Fiscal de la Corte Primera de Apelaciones y Prosecretario del Consejo Ejecutivo del partido Liberal.
  • Sus vacaciones las pasaba en la hacienda de sus padres, y ahí rodeado de campesinos escribió el cuento costumbrista “Vaqueando” cuento que apareció en la revista Ariel de Froylan Turcios.
  • Fue un gran rebelde, revolucionario, soñador y miembro de una entidad evolucionista que se llamó Grupo Renovación.
  • Pocos años vivió Federico Peck, apenas veinticuatro. Murió muy joven como debían morir los héroes.
  • En sus pocos años dejó un sendero de ideas renovadoras, todavía vigentes a pesar del tiempo transcurrido, sin desperdicio, porque él llamó a la oligarquía criolla remera del progreso y pordiosera del imperio y a sus cajas de resonancia las denominó periodista serviciales y a las compañías bananeras, amparadas en la política yanqui del garrote las considero una afrenta para la soberanía nacional.
  • Dos oligarcas lo balacearon, uno lo dejó herido y otro lo mató. El primero, fue el Lic. José María Casco, Ministro de Gobernación, quien enfurecido porque Federico estaba en la calle platicando con la esposa de ese encopetado señor, sin mediar palabra lo agredió y en la desventajosa riña hirió de un tiro a Federico.
  • Fue Roberto López Callejas, quien con un disparo por la espalda lo mató sin darle tiempo a defenderse. La maledicencia pública dijo que ambos hechos tenían por motivo cuestiones de falda.
  • Nada más falso. Es cierto que Federico enamoraba a toda mujer guapa que encontraba en el camino; por su juventud y su postura viril era un imán para recibir miradas coquetas y suspiros de hembras en edad de merecerse.
  • Pero no, esos oligarcas no lo tiraron por celos, ni para limpiar honores ofendidos, le dispararon por odio social, por sus ideas, su cultura, su nacionalismo y sobre todo por su amor a la patria.
  • En vida Peck Fernández, se casó con María Sánchez Vaquedano en 1927. Tuvieron un único hijo, que a la muerte de Peck Fernández, contaba con solamente un mes y siete días de nacido. María Sánchez, murió de pulmonía en 1931.
  • Su hijo se llama Federico Peck Sánchez y todavía sigue con vida.
  • Entre los amigos y conocidos asistentes al sepelio, estaban: Vicente Mejía Colindres, Marco Antonio Rosa, Rafael Díaz Chávez-padre de Filander Díaz Chávez-, Alfonso Guillén Zelaya, Gregorio Velásquez- testigo del asesinato-, Vicente Tosta , Samuel Dacosta Gómez, Salvador Corleto, Rafael Medina Raudales, Catarino Castro Serrano-garífuna-, Adán Bonilla Contreras, Tito López Pineda, Octavio Milla Cisneros y Manuel de Jesús Paredes.
  • Dirigió el Diario El Bien Público, en Tegucigalpa.
  • Póstumamente se recogieron diversos ensayos y artículos suyos en la obra intitulada Renovación. Tegucigalpa, 1982, compilados por Manuel Salinas Paguada.
  • Escribió “Historias de un dolor”.
  • Perteneció al grupo generacional denominado “Juventud hondureña o modernista”.

 

Publicación cuando Federico Peck Fernández dirigía el diario El Bien Público.

cosa 2

 

Carta redactada por Federico Peck Fernández pidiendo auxilio ya que sabía que lo andaban buscando para asesinarlo:

Tegucigalpa 31 de octubre de 1926

Carta que va dirigida a Don Oquelí en donde Federico le cuenta los pormenores de su vida tanto en lo social, como político y sobre el problema que tiene con el Licenciado José María Casco, actual ministro de Gobernación; en ella le pide que desea que le ayude a trasladarse al lugar donde él se encuentra actualmente consiguiéndole un empleo para poder continuar con sus estudios y le especifica el peligro que corre con un ministro al que tiene por enemigo.

Fuente (Carta original proporcionada gentilmente por su hijo, el Ingeniero Federico Peck Sánchez).

Dos años y treinta cuatro días después de esta carta, la tarde del 3 de enero de 1929, Federico Peck Fernández pasaba por la calle Sur del parque Central de Tegucigalpa en su caballo Palomo, fino ejemplar de raza olanchana, blanco, de hermosa aljada, cuando de pronto surgió un fantasma y se escucharon varios disparos, cayó herido de muerte aquel apuesto y joven galán de las letras nacionales; falleció en el hospital al día siguiente.

 

Comentarios sobre Federico Peck Fernández:

  • De él dijo José R. Casto. “Fue un gran rebelde… fue un gran revolucionario… y fue gran soñador… “
  • Manuel Salinas ubica a Peck Fernández” en la corriente literaria de los cuentistas criollistas que surgieron en honduras en la década de los veinte junto con Marcos Carias Reyes, Emilio Murillo, Samuel Díaz Zelaya y Argentina Díaz Lozano.
  • Froylán Turcios lo describió:

“Tuvo para mí una calidad extraordinaria, que siendo hijo de norteamericano y habiendo vivido en su adolescencia en tierras anglosajonas, prefirió su nacionalidad hondureña, aferrándose, con la impulsiva fuerza de su carácter, a los intereses trascendentales de nuestra tierra, sobre todo lo que concierne a la defensa de nuestra soberanía.”

 

Elementos de identidad

  • A pesar de haber muerto muy joven, vemos en Federico Peck Fernández un fuerte apego a la nacionalidad hondureña. Siendo hijo de un norteamericano y habiendo vivido varios años en Estados Unidos, él prefirió las tierras hondureñas.
  • Critica y se revela en contra del gobierno con sus ideas renovadoras.
  • Fue un gran soñador.
  • Luchó por la defensa de la soberanía, la igualdad y la justicia del país.

Bibliografía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s