Lety Elvir

 Entrevista Lety Elvir

Aspectos Generales

Lety Elvir  Lazo  nació el 10  octubre de 1966, en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras. Poeta, ensayista y narradora.

Ámbito académico.

Licenciada en Letras por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH; Diplomada en Literatura española, Madrid, 2001. Candidata a Doctora en Letras y Artes en América Central, por la UNA-CR. Además, Fulbright Scholar In Residence, Profesora visitante, en Delaware State University, DE, 2006-2007.

Premios y reconocimientos

  • Poeta, ensayista, crítica literaria y narradora.
  • Galardonada con el Primer Lugar del Premio Embajada de Chile 1996, de Literatura y Arte
  • Primer Premio Internacional 1997, de la VIII Bienal Internacional de poesía, Valparaíso, Chile.
  • Primer Lugar en el Certamen Internacional de Cuentos de la Universidad Nacional de Costa Rica, UNA-CR (Sede Brunca), 2002.
  • Obtuvo una mención Honrosa en el I Concurso Mundial de Poesía Erótica, Lima- Perú, 2007;  recibió en Honduras el “Premio a cuatro voces” 2010.

Trayectoria

Co-fundadora del Taller literario “Casa Tomada” y de la Asociación Nacional de Escritoras de Honduras , ANDEH.

Presidenta de la Junta Directiva del Claustro de Profesores de la Facultad de Humanidades y Artes, UNAH.

Directora fundadora de la página literaria “Poesía Nómada/ Nomade Poetry”, del semanario bilingüe El Tiempo Hispano, del Estado de Delaware.

Miembro del Comité de Dictaminación de GénEros, Revista de investigación y divulgación sobre los estudios de género, Universidad de Colima, México.

Profesora del Departamento de Letras de la UNAH, desde 1996. También ha servido la Cátedra Estudios de la Mujer.

  

Bibliografía

Ha publicado dos libros de poesía:

LUNA QUE NO CESA, (1998)

 MUJER ENTRE PERRO Y LOBO, (2001),

Un libro de cuentos: SUBLIMES Y PERVERSOS, (2005).

También tiene dos poemarios inéditos: BAJO SOSPECHA y DEBAJO DE UN MANZANO TE DESNUDÉ. Poemas suyos han sido publicados en periódicos o revistas literarias de Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, México, Chile, Portugal, Francia y Estados Unidos. También han sido antologados en:

 -Castro, Amanda (compiladora): A BILINGUAL ANTHOLOGY OF POETRY BY CONTEMPORARY HONDURAN WOMEN. New York: Millen University Press, 2002. -Pineda, Adaluz (comp.): HONDURAS: MUJER Y POESÍA, 1865-1998. Tegucigalpa: Guaymuras, 1998.

-Luna, Leticia (Selección): TRILOGÍA POÉTICA DE LAS MUJERES EN HISPANOAMÉRICA (PÍCARAS, MÍSTICAS Y REBELDES). México, D.F.

-incluida en Golpe y Pluma, 2011

– Incluida en la antología poética de las mujeres de ANDEH, 2015.

– Incluida en la Antología Berta Cáceres.

También ha hecho un breve análisis de las siguientes poetisas centroamericanas.

Juana Pavón  (Honduras: 1945)

Yadira Eguiguren (Honduras, 1971)

Regina  José Galindo (Guatemala, 1974)

Maya Cú  (Guatemala, 1968)

Silvia Ethel Matus (El Salvador, 1950)

Silvia Elena Regalado (El Salvador, 1961)

Yolanda Blanco (Nicaragua, 1954)

Marianela Corriols (Nicaragua,1965)

Laura Fuentes (Costa Rica,1978)

Yolanda j. Hackshaw m. (Panamá)

Moravia Ochoa (Panamá, 1944)

Comentario a su obra y a su vida de lucha social.   

  La poeta y narradora hondureña muestra una notable soltura tanto en el verso como en la prosa.  Los poemas de una etapa juvenil, publicados en Luna que no cesa (1998), dan cuenta de una identidad femenina que pugna por abrirse paso en su camino, aunque para ello tenga que enfrentarse a los estereotipos tradicionales aprendidos. Así, en el poema Caperucita, el yo lírico se afirma en una identidad femenina que se realiza a través de la entrega amorosa. Los poemas publicados en Mujer entre perro y lobo (2001) exponen, sin ningún pudor, la cruel realidad de un yo lírico escindido entre el deseo masculino y la realidad femenina. En Imperfecta dama, leemos: Él quería tener/ mujer con día y noche/mañanitas de aderezo/ domingos de pastel./ Una cocina blanca/paredes  sin agenda/ mujer de azúcar/ovejita de algodón./Pero ella solía ser/ metáfora al ajillo/ ambigüedad al tiempo/ agua entre las manos/punto de fuga en el retrato del despiste/ sexo y amor/ imperfecta dama/ mujer entre perro y lobo . En cuanto a los poemas presentados como inéditos, escritos a partir de 2008, es inevitable relacionarlos con el conflictivo contexto sociopolítico hondureño, en el que Lety Elvir, como escritora y profesora universitaria, se ha visto involucrada, muy a su pesar, al tomar partido por José Manuel Zelaya

            De la zozobra y la angustia experimentadas por el yo lírico testigo de unos acontecimientos injustos y terribles se da cuenta en los poemas “La historia rota”, “Murallas de amor”, “Ustedes” y, muy especialmente, en el titulado “Algunas íes sobre el golpe de estado”, un poema a todas luces testimonial. El yo lírico se erige en denunciador de los acontecimientos vividos, al tiempo que relata detalladamente las tropelías llevadas a cabo por los enemigos de la democracia, aquéllos a los que únicamente les mueven las ansias de poder. De este intenso y dramático poema, firmado el 21 de octubre de 2009, destacamos los versos siguientes porque sorprenden, tanto por el tono acusador, como por el deseo de renovación inherente a la voz lírica:

Para entonces

ya se habían adueñado de gran parte del país

de las aceras, las plazas, puertos y universidades

de las urnas, las armas, los ríos y los mares

de los surcos del espacio, los Mass Media y del aire

de la leche de la infancia y los Derechos de las mujeres

del Código del Trabajo y la Constitución de la República

de las tierras de indígenas, campesinado y garífunas

de las fichas de los jugadores y la sobriedad de los hombres

de los trapitos de la justicia y los  legisladores

de los aeropuertos clandestinos y también los oficiales

(pero no pudieron robarse la alegría

la esperanza

el ejemplo de Morazán y Lempira

Visitación Padilla y muchas más

  Tras la enumeración de los distintos espacios ocupados por el tirano, el poema concluye con unos versos que invitan  a la resistencia, al rescate y a la renovación del país. Pare ello, es pertinente la evocación de tres figuras históricas que se aúnan para conformar la multicultural identidad hondureña: de un lado, Lempira, el cacique indígena que resistió a los conquistadores españoles; de otro lado, Francisco Morazán, el caudillo reformador de los países centroamericanos tras la independencia y, por último, Visitación Padilla, considerada una pionera del feminismo en las primeras décadas del siglo XX en Honduras. Los últimos versos expresan  la capacidad de supervivencia del  país:

Y a pesar de tanta sangre derramada

sobre el pavimento, la maleza, los cañales

sobre la tierra polvorienta o en postas policiales

sobre el piso de alguna cárcel o casa de torturas

en el sótano del Congreso, en ambulancias u hospitales,

este pueblo se levanta, camina y marcha

sobre el siglo XXI

resiste, se enoja y canta

rescata Honduras

y renueva al mundo

Los poemas de Lety Elvir descubren a una escritora comprometida con su realidad social, abierta a la disección de los asuntos privados y, sobre todo, de los públicos, de aquéllos que afectan a los individuos como integrantes de una colectividad. Como contrapunto, la prosa que se plasma en los cuentos pertenecientes a la colección Sublimes y perversos (2006), refleja los entresijos más íntimos y secretos de unas identidades femeninas que se caracterizan, principalmente, por ser sujetos sexuales, es decir, porque confirman sus diferencias con el sujeto masculino mediante la expresión,  sin trabas,  de una sexualidad intensa, rica, sin límites ni obstáculos. La crítica feminista Consuelo Meza afirma  que estos cuentos se presentan como un laberinto donde los personajes femeninos subvierten y trastocan el orden patriarcal; también invitan a la sororidad, a la complicidad,  a la alegría y al gozo de ser mujeres. El cuento “Un asunto de olores y honores” narra el desencuentro entre Sara y Adriano, cuando la alegría ante la llegada del primer hijo de la pareja se torna en discordia porque Sara es incapaz de vivir su estado como algo ideal, tal y como la tradición ha venido imponiendo durante siglos para las mujeres. No puede soportar el olor a pollo frito, y lo peor, es que el propio Adriano lo transpira, de manera que  le provoca vómitos a Sara cada vez que se le acerca. Lo trágico es que el olor a pollo frito tan asfixiante para Sara se halla relacionado con los rumores “que circulaban y decían que las mafias de narcos y asesinos de pollos se habían  apoderado de la nación,  las pruebas se basaban en que las drogas y las comidas rápidas a base de pollo frito se vendían por doquier” . Bien por el temor, bien por la duda o la sospecha, lo cierto es que Sara repudia el contacto con Adriano, quien termina abandonándola. Ella se queda sola cambiando pañales, aunque se reconoce feliz y tranquila en su soledad.

El cuento “Comunes y corrientes” plasma la horrible experiencia sufrida por Helen ante la infidelidad de su primer marido. Para evitar futuros abandonos, ella planea una extraña artimaña que pone en práctica con su segundo esposo, Lorenzo. Tras someterse a una liposucción, encarga que se hagan, con su propia grasa, todo tipo de jabones que pone al alcance de su esposo con la intención de poseerlo a cada instante y de no dejarlo solo ni un minuto, evitando así, la tentación de la infidelidad. Por último, el cuento titulado “Diario de guerra: el diario de Rebeca” plasma la construcción de la identidad de Rebeca, su protagonista, a través de distintos encuentros sexuales con hombres y mujeres. Finalmente concluye aceptando una soledad que no solo le va a procurar disfrutar con plenitud de sí misma físicamente, sino que además, le va a permitir dedicarse a la escritura de su diario íntimo sin que nadie venga a importunarla ni a descubrir sus secretos. Rebeca escribe en la entrada del 31 de diciembre de 2003: “Es agradable la sensación de sentirme sola en la privacidad de mi habitación, sin espías, sin tener que mentir hasta en mi diario íntimo; ahora sí podré escribir solo para mí, dejar el diario en cualquier lugar, abierto en cualquier página o en cualquier renglón a medio comenzar. Este diario queda abierto…” . En definitiva, la escritura de Lety Elvir confirma la experiencia fundamental del ser en busca  de la singularidad, de la infinitud, de la trascendencia anclada en lo cotidiano y en lo problemático de la materia; las conflictivas relaciones humanas y  las contradicciones que conlleva el esfuerzo por la supervivencia se inscriben, tanto en su obra poética como en la narrativa. Ante todo, los personajes femeninos de Lety Elvir son seres sexuados, orgullosos de su cuerpo y abiertos al erotismo, unos personajes que rompen definitivamente los estereotipos tradicionales establecidos durante siglos por la ideología patriarcal.

Lo femenino y el feminismo en la poesía

La década más prolífica, en cuanto a publicación de libros escritos por las mujeres, ha sido la de 1990. Las escritoras han preferido la poesía, aunque como se indicó al comienzo, cultivan la prosa, el cuento y el ensayo. En este apartado, nos proponemos extraer los principales recurrentes poéticos si no en todas las autoras, por lo menos en una muestra representativa, acotando el espacio y basándonos, fundamentalmente, en las prácticas de escritura más actualizadas.

El movimiento femenino –en general- no ha vuelto a ser el mismo a partir de la aparición de los movimientos feministas hace algunas décadas, cambiando así radicalmente la visión acerca de y desde la mujer. La visión y la posición de la mujer ante el mundo necesariamente, difieren de la que preponderaba hace un tiempo, no sólo por la creciente conciencia de convertirse de objeto a sujeto social, sino también, porque ha originado nuevas actitudes suyas frente al medio. De estos cambios, específicamente, en lo relativo al área cultural, no escapa la poesía escrita por mujeres. La mujer rompe con las convenciones de la escritura patriarcal que la reproducen literariamente como un personaje pasivo, y detenido en un “eterno femenino” supuestamente inmutable. El fruto de esta toma de conciencia es la constatación de una identidad en virtual estado de transformación, que sugiere un trasfondo y éste nos lo explicita Rina Villars en la siguiente cita: “(…) como en el resto de los países centroamericanos, el debilitamiento del movimiento popular hondureño incide en el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres, las que surgieron (…) supeditadas a él. Es entonces _y cuando la perspectiva socialista comienza a desdibujarse en el panorama político nacional e internacional_ que las organizaciones femeninas empiezan a adquirir autonomía y a ver en la propuesta feminista una opción de lucha. Este proceso de automatización no conllevó, como sí sucedió en otros movimientos latinoamericanos de mujeres, una confrontación abierta con el autoritarismo masculino y el reduccionismo clasista imperantes en el movimiento popular. Como lo reconocen hoy algunas feministas, fue el “desencanto” y el “vacío político organizativo” que dejó en muchas mujeres la desarticulación de las organizaciones izquierdistas en las que habían militado, lo que llevó a la búsqueda de espacios propio o sólo de mujeres…” (2001, p. 600) El tema feminista, por lo tanto, se convierte en una vertiente de la escritura femenina y en poesía encontramos típicos y contundentes ejemplos en Blanca Guifarro, Lety Elvir, Amanda Castro, Juana Pavón. (Pineda, 2010 )

 Cronopios, Lety Elvir.

Escribió en los últimos días un poema a Berta Cáceres.

Berta, la compa que incomodaba

con sus pañuelos lencas

con sus compas indígenas, garífunas

con su palabra clara, directa como flechas

envenenadas de luz

Berta, la mujer, la madre, la abuela

temida por los invasores

que atraviesan las comunidades

nuevamente con su racismo su espada sus balas y su cruz

ellos, los organizadores del saqueo, la violencia y la tristeza,

ella, amante de la vida,

odiada por los señores del desierto

adoradores del dinero la muerte y la sed

Berta, la creadora de radios comunales

para que se escuchen las voces que ahora suenan

como las piedras que los ríos traen.

Berta, completa, absoluta, inmensamente viva

llena de nombres, colores, pañuelos, copal y canciones

Berta, Bertita, la hermana de todas, la hermana de todos

convoca a vencer.

(Poetas del mundo , 2016 )

Elementos de identidad en Lety Elvir.

Lety Elvir es sin duda una bandera de lucha para las mujeres, de lo que está impregnada su obra que es reconocida a nivel internacional, es sin duda una obra sentida y vivida por ella. No es difícil verla en las luchas.

De Lety Elvir se puede rescatar que refleja la voz opacada de muchas hondureñas, es decir se identifica con el sufrimiento y hostigamiento que ha sufrido tradicionalmente la mujer.  Y no solo con  ellas sino con todo aquel que sufre algún tipo de  injusticia.

Si literatura está basada en la realidad.

Utiliza un lenguaje muy cercano al natural devenir del español hondureño, de la ciudad sobretodo.

Como otros tantos escritores debe salir del país para formarse.

Escribe una poesía erótica en una sociedad que aún tiene muchos tabú.

Bibliografía

Chica, J. (27 de Febrero de 2013). poesiadiamundial2. Obtenido de http://poesiadiamundial2q.blogspot.com/2013/02/lety-elvir-lazo-poeta-ensayista-critica.html

Pineda, A. L. (2010 ). Honduras: inserción de la poesía femenina en lo contemporáneo. Asociación Nacional de Escritoras de Hoduras, 85-113 .

Poetas del mundo . (2016 ). A Berta Cáceres . En L. Elvir, Berta Cáceres (pág. 27 ). Pais Vasco.

Por Josué Álvarez

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s