Marco Antonio Rosa (1899-1983)

1222245

Nace en Tegucigalpa un 13 de junio de 1899, hijo de Francisco Rosa y Rosa Cubas. Inicia estudios en el Inst. Nacional y Escuela del comercio anexa a la Universidad Central junto al templo La Merced, los que continuó en la “Pierce School” de Filadelfia, estado de Pennsylvania, EU. Desempeño cargos en administración pública y en el servicio diplomático y consular.

Al dar un retrato personal podríamos decir que compartía su tiempo en vender en su elegante almacén del centro de la ciudad, vistiendo una prenda masculina de marca, un reloj Hamilton, una refrescante loción para hombres, con la entretenida tarea de hilvanar en su estudio de la casa que habitaba en uno de los callejones de La Moncada con vista al Río Grande, en donde daba vida a sus pensamientos originales que se plasman en sus novelas y cuentos salpicados del más alto contenido criollo.

Fue un hombre de mundo que disfruto de su condición social, gracias a la fortuna heredada de su madre que él acrecentó con su talento y especial habilidad para los negocios.

Pero el ciudadano Rosa, vecino de la antañona Ciudad de las Canteras, devoto del bello sexo, desenfadado hombre de empresa, efervescente en su trato social, tenía también chispa de creatividad en el armario. De este modo, en 1954 concibe la idea de escribir una historia novelada acerca de un personaje de su familia: “El tío Margarito” y luego de esta obra se conciben muchas más.

Toño Rosa nos sorprende aun con un su nueva faceta de inquietudes espirituales que se refleja en sus pinturas. Dos muestras de su trabajo en este campo pueden admirarse en la ermita de Suyapa y en la capilla de la virgen de la Medalla Milagrosa en Tegucigalpa.

El día 13 de octubre de 1983, Toño Rosa dejo de existir, pero su obra de escritor costumbrista, uno de los más fecundos y originales de Centro America, ha de pervivir por mucho tiempo en la historia y en la mente de nuestro pueblo.

Reconocimientos:

  • Medalla de Honor del Cuerpo Mérito Civil Panamericano.
  • Diploma al Mérito por la Escuela Superior del Profesorado.
  • Premio “Céleo Murillo Soto” por Alcaldía Municipal de Tegucigalpa.
  • “Hoja de Laurel” de la Biblioteca Nacional.
  • Pergamino de Honor al Mérito por la Secretaría de Educación Pública.
  • Diploma de Honor al Mérito por el Ministerio de Cultura, a través de la Biblioteca Nacional.

Obra:

Crónica: Galería de los indispensables (1957); Embalsamando recuerdos (1959); Jueves jacarandosos (1960); Tegucigalpa de mis primeros años (1967); Tegucigalpa, ciudad de remembranzas (1969); Retazos de mis memorias (s.f.).

Ensayo: Hombres sin edad (1964); Estirando la juventud (1980). Cuento: Inquietudes (1956).

Novela: Tío Margarito (1953); Mis tías las zanatas (1957); Lágrimas verdes (1963); La estrella de Belén (1965); Los brujos (1969); Eva crucificada (1972); Ramón Rosa: Biografía novelada (1976). Antología: Obra selecta (1973).

 

La identidad.

La obra de Toño Rosa comienza a desarrollarse en 1954 un año de transformaciones en el país, tras el triunfo de Ramón Villeda Morales, en el gobierno del cual se decreta el derecho político de la mujer a ejercer el sufragio, se forma el Ministerio de Salud y se emiten las leyes laborales, el autor busca como lo dice la ofrenda en la obra “Tío Margarito”: “A vosotros campesinos sufridos que representáis la mayoría del pueblo… A vosotras tristes y abnegadas mujeres que en el campo y en la ciudad tenéis la tarea de despertar al sol con el ruido de las piedras de moler para dar la tortilla… A vosotros, los que formáis legión en talleres y fábricas… os dedico este libro que es primicia de mi espíritu y fruto de mi corazón” reconocer una realidad nacional donde el campo representa al país. Un país de campesinos al que él brinda un aporte personal que no será ajeno a muchos lectores de la población.

 

Tío Margarito

Es una novela dividida en 48 capítulos y un apéndice, que se desarrolla la historia de Margarito Rosa en los años 1900-1911 en la aldea Las Casitas.

La novela presenta un narrador-personaje, el autor mismo, que comenta lo que recuerda de su tío, así como también presenta memorias escitas por el personaje principal. En el apartado Eterna Juventud, el personaje principal, nos presenta un estilo de vida como ser la felicidad en la niñez, la campechaneria, vivir despreocupadamente, manera de alimentarse, el espíritu contemplativo, el culto a la amistad, y la renuncia a la riqueza. Luego se presentan las imperfecciones del “tío” que son mantenerse soltero, la impostura frecuente, una pisca de locura, y monologar con animales, y objetos. En los siguientes capítulos la obra presenta diversos de sus monólogos así como las venturas en la montaña de Upare donde se presenta una batalla entre un tigre y una serpiente. Continua con el relato de la muerte de Rosarito, quien probamente tenia ascendencia alemana porque su madre trabajo con una familia alemana, ella muere en un accidente cabalgando por el campo. Y al final la narración nos describe fiestas sociales y populares, la primera en la fiesta de independencia de la embajada mexicana en Tegucigalpa, la segunda en Concordia, Olancho y será en este escenario final donde el personaje desaparece.

En cuanto el lenguaje podemos hablar de un nivel medio acercándose a popular:

Era costumbre, en esos pueblos dejados de la mano de Dios, que los hombres luciesen en las fiestas sus armas predilectas. Perdo …, admírate, lector y si eres buen hondureño, entristécete, sabiendo que medio siglo después de este relato, no allá, sino aquí, en la mera capital, muchisimos «caballeros» egresados de universidades nacionales y extrangeras, y que se supone fuesen cultos, asisten a nuestras fiestas llevando al cinto la vulgar escuadra 45, o cuanto menos la pistola 38 de calibre recortado… (Rosa, Antonio. 1990: 152)

También se presentan bombas como:

¡Bomba!:

De las ubres de esta moza,

aprendiéndola a ordeñar,

sale un hermoso queso

y sobra para cenar.

 

¡Contra bomba!:

De las barbas de este viejo,

torciéndolas cual mezcal,

sale un hermosos persogo

y sobra para el bozal.

 

Conclusión

La obra de Rosa suele permanecer en el campo de las anécdotas familiares, que nos presenta una Tegucigalpa y un país con un pasado histórico donde se vislumbran las raíces de la identidad. El campo, los campesinos, y las haciendas siguen formando parte del panorama hondureño, en el cual el país puede sobresalir con exportaciones de café, y otras hortalizas a nivel mundial. Rosa nos presenta su propia familia como ejemplo, la cual se adapta mejor al carácter de los hacendados de los cuales su tío Margarito es representante, también muestra la emigración y al final un retorno a los nuestro.

 

 

Bibliografía

Argueta, Mario. Diccionario de Escritores Hondureños (1998)

Rosa, M. Antonio, Tío Margarito (1990).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s