Rómulo Durón

11873960_722045387923355_1430014924_n

Biografía


(Rómulo Ernesto Durón y Gamero; Comayagüela, 1865 – Tegucigalpa, 1942) Jurista y político hondureño que destacó como escritor y ensayista sobre temas históricos y literarios, centrados casi siempre en el ámbito de este país centroamericano.

Recibió su educación primaria en una escuela pública de Comayagüela y cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional (hoy Instituto Central Vicente Cáceres), fundado por Marco Aurelio Soto. Pasó después a la Universidad Académica (también llamada Academia Científica Literaria), en la que obtuvo el título de bachiller en 1880, y estudió derecho en la Universidad Nacional, donde se graduó de licenciado en jurisprudencia y ciencias políticas en 1885.

Al año siguiente la Corte Suprema de Justicia le otorgó el título de abogado. Se desempeñó como juez de letras de la sección de Santa Rosa de Copán de 1888 a 1891, y fue subsecretario de Relaciones Exteriores en 1893. Entre 1894 y 1898 ejerció la docencia como profesor de derecho político y economía política y estadística en la Universidad Nacional; en 1895 fue nombrado magistrado de la Corte de Apelaciones de lo Civil.

Fue luego rector de la Universidad Nacional (hoy Universidad Nacional Autónoma de Honduras) entre 1902 y 1915, y diputado al Congreso Nacional por los departamentos de La Paz y Tegucigalpa (hoy Francisco Morazán) en dos periodos: de 1910 a 1914 y de 1917 a 1920. Su carrera en la administración continuó en los años siguientes con el desempeño de importantes cargos públicos: Rómulo E. Durón fue secretario de Estado en el despacho de Educación Pública en 1915, delegado a la conferencia de conciliación y arbitraje de 1928 a 1929, ministro de Relaciones Exteriores de 1929 a 1932 y delegado a la conferencia de límites entre Honduras y Nicaragua en 1937.Como historiador, el doctor Durón está unánimemente reconocido como uno de los padres fundadores de la moderna historiografía hondureña. Amén de aportar a la cultura nacional algunas espléndidas biografías sobre las figuras más relevantes del pasado, intentó ofrecer, con la suma de toda su obra, una exhaustiva reconstrucción del azaroso devenir de su patria, desde los tiempos de la conquista y la colonización hasta el período de las guerras federales, pasando por la fase de emancipación.

Como poeta, dejó una obra que participa plenamente del gusto romántico, inflamada de ese ardor patriótico que arrebató a tantos autores hispanoamericanos de su tiempo, dato que resulta bien fácil de ilustrar con tan sólo copiar su popularísima composición “La Granadera”.[1]

Contexto Histórico


Rómulo E. Durón, de inclinación liberal, está considerado uno de los fundadores del Partido Liberal de Honduras (PLH) en cuanto al nuevo liberalismo conformado a principios del siglo XX.

En 1915 fue nombrado Ministro de Instrucción Pública, periodo en el cual se aprobó el Himno Nacional de Honduras actual, con letra del compositor Augusto C. Coello y música del maestro alemán Carlos Hartling, éste himno fue ensayado y entonado por primera vez en 1904 en el Cuartel San Francisco de Tegucigalpa, previamente a su aprobación, el himno que era entonado fue “La Granadera” con letra del mismo Doctor Rómulo E. Durón.

En 1924, era Ministro de Relaciones Exteriores en el Gabinete de gobierno del Presidente General Rafael López Gutiérrez cuando éste, intento quedarse en el poder y fue obligado a renunciar debido al estallido de la Segunda Guerra Civil de Honduras o Revolución Reivindicatoria, encabezada por el Doctor y General Tiburcio Carias Andino, General Vicente Tosta Carrasco y General Gregorio Ferrera. Desde el 10 de marzo hasta el 30 de abril fue parte del Consejo de Ministros, encabezado por el Doctor y GeneralFrancisco Bueso Cuéllar en la administración del país, seguido por la gestión del ministro Fausto Dávila, paralela a la declarada por el Doctor y General Carias Andino, las partes beligerantes gobierno y revolución se declararon la paz debido a la intervención del embajador de los Estados Unidos de Norte América y nombrarse al General Vicente Tosta Carrasco como Presidente para 1924-1925.[2]

Obra


Su copiosa producción como erudito y ensayista abarca variados campos. De sus obras históricas merecen destacarse las biografías de gobernantes hondureños como:

  • Biografía de don Juan Nepomuceno Fernández Lindo y Zelaya(1932).
  • Biografía del doctor Marco Aurelio Soto(1944).
  • Don Joaquín Rivera y su tiempo(2 vols., 1965).
  • Así como de otras figuras relevantes de la historia de Honduras: Gobernantes de Honduras. Rasgos(1902).
  • Biografía del Presbítero Don Francisco Antonio Márquez(1915).
  • José Justo Milla. Estudio biográfico(1940).
  • Al ámbito de la historia centroamericana pertenecen tambiénLa provincia de Tegucigalpa bajo el gobierno de Mallol (1904).
  • Bosquejo histórico de Honduras (1927).
  • Nicaragua ante el Laudo del Rey de España (1938).
  • De sus trabajos literarios debe citarseHonduras literaria (2 Vols., 1896-1899)
  • una antología de escritores nacionales en prosa y verso. También compiló los escritos de Policarpo Bonilla (1899).
  • y de José Cecilio del Valle (1914).
  • y tradujo poetas de habla inglesa al castellano. Otros títulos de su producción sonEnsayos poéticos (1887).
  • Crepusculares (1893) .
  • Hojas literarias(1906).
  • Floriana (1917).
  • Las islas del Cisne (1926).

Jorge Ávila sostiene que en los años finiseculares, establece una base fundacional de la historia que continua la obra vallejiana y la trasciende

 Aporte a la Identidad Nacional


Como ya se conoce Rómulo E. Durón, dejo un gran legado en sus escritos, lo podemos ver en su libro bosquejo histórico de Honduras, donde este autor habla de la época de la independencia, la división de las provincias etc. Tratando así de crear una historia a través de su trabajo, después de esos procesos que pasó nuestro país, necesitaba de escritores, que rescataran o más bien que construyeran una historia;también lo podemos observar, en su afán   por compilar trabajos de otros escritores muy importantes como: Policarpo Bonilla, José Cecilio del Valle, también escribió Biografía del Presbítero Don Francisco Antonio Márquez.

 Análisis de la obra


Aunque Rómulo E. Durón, escribió mucho sobre historia, sin embargo en esta ocasión no se incluirá un análisis sobre esto, sino, más bien, se encaminará al aspecto romántico de este autor, ya que el perteneció a este movimiento y para esto se tomó la obra “Floriana”, en donde conoceremos su forma de escribir y el lenguaje que utilizaba.

Floriana de Rómulo E. Durón


Para este análisis se tomó el romance “Floriana” que escribió Rómulo Durón en 1917. Se dice que es romance, porque se podrá observar en su estructura, y en la forma en que están escritos los versos.

Estructura formal:


Consta de 21 estrofas y 325 versos en total, en cuanto a la métrica los versos oscilan entre 7 y 8 sílabas, tienen rima consonante A, B, A, B, A, B, C, A.

Argumento

Trata de un indio llamado Alonzo, el cual está enamorado de Floriana, pero ella no le corresponde ya que está enamorada de Bernal, Alonzo ve a Floriana en la gruta del encanto y le declara su amor ella le dice que no le puede corresponder, él la amenaza y le dice que ella no podrá realizar su amor con Bernal, Floriana corre a su casa a contarle lo sucedido a sus padres, y luego ella desaparece, culpan a Alonzo de haberla matado y lo capturan junto con don Tello y la vieja Polonia, supuestos cómplices, el alcalde de Teupasenti cuelga a Alonzo de una viga para sacarle verdad y él dice que ellos comen niños y se declara culpable, los llevan a Tegucigalpa a ser enjuiciados, la gente les tira piedras, el Alcalde Mayor de Honduras los interroga, pero aquí ellos se declaran inocentes pero los acusan de todos modos, don Tello se desaparece y a Polonia la condenan a recibir cien azotes y Alonzo a la horca en la plaza, donde estarán varios pueblos reunidos. Pero cuando se va a cumplir la condena aparece Floriana y Bernal y se salvan del castigo, ahí termina la historia de este Romance.

Personajes principales: Floriana, Alonzo

Secundarios: El Alcalde de Teupasenti, la vieja Polonia

Personajes de fondo: Bernal y los padres de Floriana

Lugar: Teupasenti y Tegucigalpa.

Espacio: la Gruta del encanto.

Temas: el amor, brujería, clases sociales etc.

 El amor: En esta obra de Rómulo E. Durón, podemos encontrar el tema del amor, pero un amor no correspondido.

“-oh ¡Floriana. Tú lo sabes.

Sabes cuánto te amo yo ¡

Dulzura de pita-haya

Ofrece tu boca en flor,

Tus negros ojos deslumbran

Y una música es tu voz

Tu corazón ¿podrá un día por mí

Palpitar de amor?” pág. 7

“sé quién es, y que lo amas

Me ha confesado tu boca.

¿Y yo he podido escucharlo?

¿Y la pena me ahoga? Pág. 9

Brujería: es otro tema que se trata en este romance y esto lo vemos en Alonzo y la bruja Polonia

“en la Gruta del encanto

El continuo siempre altivo

Celebramos nuestras fiestas.

Y comemos niños tiernos:

Los degollamos y la bruja

Apolonia Prepara el guiso” pag.12

 Clases sociales:entre indios y españoles

“¿Qué hay por las Casas Reales?

Hombres, mujeres y niños

Con alterado semblante

Ven la entrada de dos indios

Que de Teupasenti traen.”pág. 14

Figuras literarias:

Epíteto:

“Tibio aire”

“India vieja”

“tiernos niños”

Personificación:

“La muerte ríe”

“tu boca en flor”

Hipérbole:

“No corre, vuela a su casa”

Metáfora:

“dulzura de pita”

 

Rima:


“Huye Floriana al instante;         A

No corre, vuela a su casa,           B

Y a sus padres les refiere           A

Lo que en la fuente escuchara. B

Pronto aviso quiere darle           A

A Bernal de la amenaza;              B

Pero no hay un mensajero       C

Al que tenga confianza,”pág.9   A

Como se puede notar los versos tiene una rima casi exacta.

Rómulo E. Durón también se destacó en el cuento, para ello veremos a continuación unos fragmentos de algunos cuentos, tomados del libro Panorama Crítico del Cuento Hondureño de Helen Umaña.

Según Helen Umaña; Rómulo E. Durón, además de su fundamental labor erudita, uno de los fundadores de nuestra historia, es autor de varios cuentos que denotan interés por el relato de vena popular, en una línea de clara ascendencia romántica y posromántica.

La campana del reloj


  • En abril de 1906, en los juegos florales celebrados en Tegucigalpa, Durón obtuvo un premio con “la campana del reloj”. En este, por ruegos del nieto, una abuela cuenta la historia de la campana de la iglesia. En 1778, dos jóvenes amaban a don Fernando; en la ceremonia de fundición por María Teresa; los habitantes de la ciudad, entusiasmados por la celebración, arrojaron sus joyas al horno, María Teresa y Clara hicieron lo mismo al tiempo que formulaban un ruego muy distinto:

Que esta campana, cuando nos casemos, cante con sus voces nuestra felicidad, y como un eco de la nuestra, cante la felicidad de otros.(…)

Para que esa campana cuando doble llore con tristes voces la muerte de mi corazón, y como un eco de mi dolor, llore el dolor de otros!

Y la conclusión de la abuela es ésta:

La verdad es que el cielo quiso corresponder a los sinceros votos de las dos amigas, permitiendo que la campana sonara por María Teresa con arrebatadora alegría, y con tristeza profunda por Clara. Así lo merecía la lealtad y rectitud de los amores la pareja feliz y el dolor irremediable de la doncella desventurada que hizo frente a su destino con altivez dignidad, con un esfuerzo supremo que había de empezar por arrebatarle la razón y había de concluir por arrebatarle la vida.(pag.118).[3]

Un tesoro escondido


  • La idea de fuerzas sobrenaturales ayudando a los humanos está presente en “un tesoro escondido”. Tres hermanos, ya muy ancianos reciben la visita de ultratumba de otro hermano quien les revela el sitio en donde escondió un tesoro que los salvara de la miseria inminente:

“Dios me ha concedido la gracia de volver a verlos para realizar un propósito que mi repentina muerte me dejó pendiente.(…)bájenlo(el tesoro)ustedes y disfruten de él; con la bendición de Dios y la mía, para atender a sus necesidades.(…)[4]

Aunque el autor emplea un lenguaje culto y general la temática se vincula con las creencias populares de aparecidos y entierros de riquezas.

Una carta en una fruta


En “Una carta en una fruta”, Durón le imprime al texto un sesgo humorístico. Una aristocrática dama contrata a Don Adolfo como profesor de su hija Martina; estos se hacen novios y la madre lo despide; los enamorados, a través de la ventana, se ofrecen diversas frutas en las cuales esconden mensajes amorosos; cunado Martina escribe el decisivo seré tuya , bota la fruta y un cerdo la recoge; Adolfo tornándose en hazmerreir de la ciudad se la disputa al animal; Martina considerando el hecho como dato de mal agüero, termina la relación y aquél se suicida.

caer el plátano y cogerlo el cerdo fue todo uno. D. Adolfo trató de coger la fruta antes,pero fue imposible y entonces quiso arrebatársela al animal. El cerdo hecho a correr, y D. Adolfo echó a correr tras él, sin haber podido darle alcance.”[5]

El autor establece un paralelo entre lo sucedido a Adolfo y lo ocurrido al primer presidente de Centroamérica, Manuel José Arce, el día de su investidura, cuando un cerdo lo tiró al suelo al salir de la catedral. Este dato no deja de tener un cariz digresivo pero la narración es fluida y amena, con acertada captación de usos y modos de vida en sectores medios de la población.

Los tres cuentos de Rómulo E. Durón, sin perder sus raíces románticas, muestran una mirada atenta a la captación de aspectos de la realidad.[6]

En palabras de Jorge Ávila sostiene que “ en los años finiseculares, establece una base fundacional de la historia que continua la obra antológica de la literatura hondureña, varia y esencial, contribuye a la gestación de una sensibilidad hondureña en la cultura y en la literatura”.

Para Manuel Salinas, “Durón fue poeta romántico por excelencia”

Destacó también en la oratoria, y de él dijo José Reina Valenzuela: “Durón tenía para la oratoria una voluntad de estilo que no solo manifestaba en la selección de los vocablos, si no que surgía en las frases melodiosas, y en el concepto estético apropiado… fue a nuestro parecer mejor prosista que poeta, mejor orador que rimador de sonetos…”.

Para Víctor Cáceres Lara fue “el primer compilador de la labor artística de los poetas ochocentistas… fue uno de los fundadores de nuestra Historia , y que al ocuparse de los tiempos coloniales , de los próceres de la emancipación, de los valores conspicuos de las luchas federales y de los presidentes de Honduras, dejó sentadas las bases para que apoyado en ellas los historiadores del presente y del futuro puedan escribir o comentar con buen criterio la historia de nuestra patria”.

Los libros de Rómulo E. Durón, se pueden clasificar de la siguiente manera:


  • Biografías
  • Historia literaria
  • Monografías
  • Y síntesis históricas.

De su obra como historiador se ha dicho: “sus ideas historiográficas son las mismas que privaban durante la época en distintos países americanos, saturados de doctrinas liberales”. Con algunos aspectos de romanticismo heroico, debido más a influencias de la literatura del siglo XIX que a las obras contemporáneas de la historia.[7]

Valoración Personal


Rómulo E. Durón, fue un escritor que dio mucho aporte a nuestra literatura, como se hacía referencia anteriormente, es una persona que sentó las bases para los escritores del futuro, a mi parecer, hizo un gran trabajo al escribir a cerca de nuestra historia, desde épocas coloniales, gracias a esos escritos podemos en este tiempo, conocer y enfrascarnos en los hechos relevantes, que, deben de ser objeto de estudio para conocer nuestras raíces, para poder reconocernos en nuestra historia.

Leer a Rómulo E. Durón, es viajar a través del tiempo, e imaginarse las situaciones vividas en aquella época porque hay que recordar que no fueron tiempos fáciles para nuestra patria, al ser esclava en todos los aspectos, y es así, que Rómulo, intenta construir, como aporte para nuestra cultura, un legado literario, histórico etc.Para las generaciones presentes y futuras.

Y lo más atractivo para mi gusto, son sus cuentos, en donde se puede percibir un cierto toque humorístico, un ejemplo de ello, es el cuento una carta en una fruta, anteriormente citado, también el amor que siempre se va mostrar constante en sus escritos.

Bibliografía:


Argueta. Diccionario de escritores hondureños, Tegucigalpa: Editorial Guaymuras, 1993, pp.4647

Umaña Helen.(1999)panorama crítico del cuento hondureño, ciudad universitaria, editorial Letra Negra.

R.E.DURÓN (1917). Floriana, Escenas de la época colonial, romance histórico, imprenta el sol Comayagüela.

R.E.Durón.”La campana del reloj”, en la lectura, No 7,29 de diciembre, 1917, pp.108-11.

 R.E.Durón “Un tesoro escondido”, enHR, No.147-148, junio y julio 1955,p.27.

 https://es.wikipedia.org/wiki/Literatura_hispanoamericana

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=duron-romulo-ernesto

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/d/duron.htm

[1][1]http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=duron-romulo-ernesto.

[2]https://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%B3mulo_Ernesto_Dur%C3%B3n

[3] R.E.Durón.”La campana del reloj”, en la lectura, No 7,29 de diciembre, 1917, pp.108-11.

[4] —————“Un tesoro escondido”,enHR,No.147-148, junio y julio 1955,p.27.

[5]R.E DURÓN-“Una carta en una fruta” en HR, No.132, marzo 1954, p.10.

[6] Umaña Helen.(1999)panorama crítico del cuento hondureño, ciudad universitaria, editorial Letra Negra.

[7] M. Argueta. diccionario de escritores hondureños, Tegucigalpa: Editorial Guaymuras, 1993,pp.4647

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s